15.4.11

Un alma que no tenía

Ahora que no me (...) mato si te vas

Ahora que tengo un alma que no tenía

Ahora que suenan palmas por alegrías

Ahora que nada es sagrado ni sobre mojado llueve todavía

“Ahora que” > Joaquín Sabina



Lo único que nunca te voy a perdonar, que ya te reproché bastante y que repito hasta el hartazgo es esta sensación de no poder querer si no es a medias, con el paraguas abierto siempre por las dudas para que no pase la lluvia pero tampoco el sol. Fue sin querer, ya lo sé, pero cómo sobrevivo ahora a este naufragio de confianzas? No es con vos el problema hoy, es con esta fatiga de ayeres que llevo tatuada en el presente. Hay palabras que ya no uso, que me suenan a jean viejo, a domingo de lluvia sin colores ni besos. Palabras que perdieron su significado y quieren recuperarlo porque te lo llevaste para siempre. No digo que todavía te ame. No. Digo que te fuiste con los muebles de mi alma. Me dejaste vacía de ilusiones, sin maquinaria para volver a producir abrazos y proyectos de a dos. El tiempo cura todo, lo comprobé; sin embargo te deja con cicatrices que te cuadriculan el cuerpo. Te fuiste y no me maté pero “tengo un alma que no tenía”, un alma mutilada que pide a gritos volver a sentir como antes.


2 comentarios:

Clón Adrián dijo...

Un abrazo. Me gustó mucho.
Cuántas veces tus palabras son mi espejo. Qué ganas de lanzar un grito para volver a materializar el fantasma que soy.

Boo dijo...

Hola Adrián! Gracias por leerme y por visitar mi cuarto. Un abrazo para vos :)